DESDE LAS TRINCHERAS: Gratitud y responsabilidad

Lo hemos estado haciendo desde nuestros balcones todos los días a las 20:00 hrs. Les hemos apoyado fabricando material médico y haciendo cuando estaba en nuestras manos para ayudarles a ayudarnos. Pero aún no les había dedicado un artículo y creo que es hora de hacerlo.

GRACIAS. Gracias a vosotros, que habéis trabajado desde el sector primario para abastecer de alimentos a los españoles. GRACIAS agricultores, pescadores y ganaderos. GRACIAS al personal de los supermercados, los hipermercados y las tiendas de alimentación. GRACIAS a los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado: Policía Local, Policía Nacional y Guardia Civil. GRACIAS al personal de las residencias de ancianos. GRACIAS a nuestros militares. GRACIAS a nuestros bomberos y servicios de emergencia y servicios básicos: limpieza, etc. GRACIAS a los pilotos y a los transportistas que se han ofrecido voluntariamente para traer el material sanitario y los alimentos necesarios para atajar la situación de emergencia. Y por supuesto, GRACIAS a nuestro personal sanitario: médicos, enfermeras, auxiliares, administrativos, camilleros, veterinarios, famaceúticos… a todos y cada uno de vosotros que, abandonados y desprotegidos, aún siendo conscientes del peligro que corríais, habéis cumplido sobradamente con el deber, no os habéis retirado de la primera línea y habéis salvado miles de vida de españoles. Sois ángeles sin alas. Sois nuestros héroes y heroínas.

Ahora un zasca, porque si no, no sería yo. VERGÜENZA de nuestros políticos en general y de nuestro gobierno en particular. VERGÜENZA de los liberados sindicales médicos que han aprovechado su estatus para no exponerse al virus y huir como las culebras que son. VERGÜENZA de aquellos que se han saltado las normas de seguridad sanitaria y también VERGÜENZA de quienes han querido expulsar a todas las personas de bien que estaban combatiendo el Covid-19 de sus comunidades, viviendas y urbanizaciones. Vuestra falta de solidaridad ha sido digna de la más absoluta VERGÜENZA.

Finalmente, quisiera ofrecer mi gratitud a aquellos que han seguido informando sin tintes políticos, con independencia, basándose en pruebas científicas y colaborando con eminencias en los campos de la Virología, la Epidemiología y la Medicina, denunciando lo que sucedía y ofreciendo tanta información veraz como era posible. GRACIAS Iker Jiménez, Carmen Porter, Doctor José Miguel Gaona, Coronel Pedro Baños y a todas las personas que han colaborado con sus equipos en la Reunión Secreta, en La Estirpe de los Libres y en Milenio Live. Vosotros habéis engrandecido la profesión periodística y habéis sublimado la divulgación con valentía y no pocas presiones.  

GRACIAS, ciudadanos españoles, que habéis acatado las órdenes del ejecutivo, incluso aunque atentara contra vuestras libertades civiles, porque sabíais que la salud era primordial. GRACIAS a los voluntarios, religiosos y miembros de ONGs que no habéis cejado en vuestro empeño de acompañar a aquellos más necesitados, llevándoles la compra, los medicamentos y cubriendo sus necesidades humanas y personales básicas.

Y ahora, RESPONSABILIDAD. Por favor, esta crisis sanitaria no ha pasado. Aún nos queda un largo camino por delante y vuestra responsabilidad no afecta únicamente a vuestra propia seguridad, sino a la de todos cuanto os rodean. No salgáis sin mascarilla (a ser posible del tipo FFP2). Guardad la distancia social. Respetad las normas sanitarias y desinfectaos al regresar a casa. Esta batalla es común, no entiende de colores, de razas ni de sexo. Esto es una guerra en la que debemos combatir todos unidos.